dissabte, 22 de setembre de 2012

Decepción.

Llevo unos meses bastante confusa y vacía.

No tengo realmente claro en quién confiar, porque no hay persona que no te haga daño.
Sí, a todos nos decepcionan de una forma u otra. 
Pero nos duele.

Crees conocer a alguien con quien llegas a un punto que lo compartes todo, pero estamos equivocados. Nunca llegamos a conocer a nadie. Nunca sabes qué puedes esperar de cada persona. 
¿Te hará daño? ¿Te sacará una sonrisa? ¿Te olvidará?
También están las mentiras y las promesas.
¿Mentiras? ¿Promesas? No puedo con ellas. Me duele mucho que me mientan, ¿por qué mentir si eso duele más que saber la verdad? ¿Para qué prometer cosas que no se van a cumplir? 

Podríamos evitar tantas recaídas si dejáramos de mentir y prometer cosas.

Todo eso conlleva a mi decepción con la gente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada